Grandes Sellos de Rhythm & Blues: Chess Records

Breve repaso para ponernos en contexto: En 1948 se empieza a acuñar el término Rhythm & Blues en sustitución del peyorativo Race Music. Desde entonces toda la música popular afro-americana se puede englobar dentro del R&B, ya sea Blues, Soul, Funk, etc…

Para empezar esta nueva serie de artículos sobre los grandes sellos del R&B he decidido elegir al gran sello Chess de Chicago, conocido principalmente por sus grabaciones de Blues, pero abarcó otros géneros como el Rock primigenio, el Gospel, el Soul… En definitiva, R&B.

 

Un poco de historia:

Los inmigrantes polacos Leonard y Phil Chess, afincados en Chicago desde 1928, regentaban varios clubes nocturnos de afluencia afro-americana a mitad de la década de los 40. En estos locales había mucha música en directo, y se dieron cuenta que los artistas que tocaban allí no habían grabado en estudio de una forma adecuada. Por este motivo Leonard decidió llegar a un acuerdo de colaboración con Aristocrat Records en 1947. En esos años firmaron a quién se convertiría en el artista “franquicia” de la compañía, Muddy Waters.

En 1949 Leonard consigue involucrar a su hermano Phil en esta aventura, y comprar toda la compañía Aristocrat Records. En 1950 es reorganizada y nace Chess Records.

Uno de los hitos del joven sello tuvo lugar en 1951 cuando un jovencísimo Sam Phillips (futuro dueño de Sun Records), productor musical en ciernes, les cedió a un inmenso granjero de más de 130 Kg., el gran Howlin’ Wolf.
En los años 50 el número de canciones que las radios podían emitir de un mismo sello era limitado. Por este motivo en 1952 fundaron el sello subsidiario Checker. Uno de los primeros artistas en cosechar el éxito en este sello fue el antiguo harmonicista de Muddy Waters, Little Walter.

Con el lanzamiento en 1954 de dos grupos vocales, The Flamingos y The Moonglows el sello Chess demostró al mundo que era capaz de grabar y lanzar grandes Hits.

Uno de los años más prolíficos de Chess fue 1955, cuando Muddy Waters descubrió a un joven Chuck Berry. Decidieron grabar a Berry, que llegó al estudio con una idea sobre su primer tema llamado Ida Red. A petición de Leonard Chuck cambió el nombre por el más pegadizo Maybellene (nombre de un producto para el pelo que había en el estudio).

También en 1955 dieron la oportunidad a Bo Diddley, que aunque el año anterior ya había grabado algún single, disfrutó del éxito en Chess.

Para cubrir la demanda de Jazz que había en Chicago, en 1956 se creó la subsidiaria Argo.

Otro de los campos más trabajados por el sello fueron las grabaciones religiosas y el Gospel. De hecho, una de las primeras grabaciones de la gran Aretha Franklin fue durante su adolescencia, como acompañamiento de su padre (Reverendo Franklin), para el sello Checker.

Hasta 1960 las labores de producción las había llevado Leonard Chess, ayudado en gran medida por el bajista y cantante Willie Dixon. En ese año decidieron contratar los servicios del legendario Ralph Bass.

El declive del Sello Chess se puede localizar a finales de 1969 con la muerte de Leonard Chess, que poco antes había vendido la compañía a General Recorded Tape. Entre 1969 y 1975 se continuó produciendo, pero el ritmo y la calidad bajaron muchísimo. En 1975 GRT vendió la compañía a All Platinium Records, que tenía la intenció de relanzarla. Desde entonces Chess Records sigue inactiva.

 

Un poco de Música:

Antes de empezar el repaso por los artistas más importantes del sello, otro par de anécdotas para ilustrar el caso: Cuando Brian Jones y Keith Richards se conocieron en la parte de atrás de un autobús, empezaron a hablar porque Jones tenía una copia de un disco de Muddy Waters. El grupo que formaron, The Rolling Stones, debe su nombre a una canción de Waters (que aparecía en ese disco). Los Rolling Stones grabaron una canción llamada 2120 South Michigan Avenue en homenaje a la dirección de Chess Records, y parte de su disco The Rolling Stones Now! fue grabado en los estudios Chess.

Del primer músico de Chess del que me gustaría hablar es el gran Muddy Waters. Compañero de Leonard Chess durante toda la vida del sello, el sonido de Muddy define la esencia del Blues de Chicago. Desde sus primigenias I Can’t Be Satisfied o Rollin’ and Tumblin’, hasta sus conocidísimas Mannish Boy, Got My Mojo Working o Hoochie Coochie Man, todas forman parte del repertorio de las bandas de blues actuales.

Pero Muddy Waters no habría sido el mismo sin las composiciones del gran bajista y productor Willie Dixon, que muchas veces grababa sus canciones tanto él mismo como parte de la banda de otros músicos. Hoochie Coochie Man, I Can’t Quit You Babe (versionada por Led Zeppelin), I Just Want to Make Love to You, Spoonful, son algunas de sus muchas composiciones.

El siguiente en la lista tiene que ser, obligatoriamente, Howlin’ Wolf. De personalidad y presencia escénica arrolladoras, cuenta entre sus éxitos a Smokestack Lightnin’, Spoonful o Little Red Rooster. La mano derecha de Howlin’ Wolf fue durante muchos años el guitarrista (aún en activo) Hubert Sumlin.

Por supuesto no podemos pasar por alto la presencia de la gran Diva Etta James, una de las primeras artistas de Soul del sello que dejó su impronta (y la sigue dejando) con temas como I’d Rather Go Blind, que me pone los pelos de punta, o I Just Want to Make Love to You.

El Rock & Roll primigenio viene con de la mano de Chuck Berry, con su Roll Over Beethoven o su Brown Eyed Handsome Man, y el blues más influido por los ritmos africanos lo creo Bo Diddley (sobre quien ya publicamos un artículo).

Tampoco nos podemos olvidar que el gran John Lee Hooker también grabó bajo el sello Chess. Su Blues puro se puede ver en temas como Boom Boom o I’m In The Mood.

Las grabaciones de Little Walter tocando la harmónica para Muddy Waters son maravillosas, pero en solitario nos dejó varias joyitas como el My Babe.

Otros artistas de la primera generación de Chess fueron Sonny Boy Williamson II (que robó su nombre a Sonny Boy Williamson I), Lowell Fulson, Memphis Slim o Jimmy Rogers. De la segunda generación de artistas de Chess podemos destacar a Buddy Guy, a Little Milton, Otis Rush o Koko Taylor.

Por supuesto que estos no son todos los artistas del sello, pero por lo menos os podéis hacer una idea del sonido del sello.

Para ilustrar todo esto, he creado una lista de reproducción de Spotify  de Chess Records con todos los artistas de los que hablo en el artículo.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Pin It on Pinterest